jueves, 11 de diciembre de 2008

Asombrarse

No sólo son recepciones y cocteles en la vida del Socialité en las embajadas. Ha veces existen interesantes conferencias, presentaciones y foros. Aparte de oír a los escritores, exponentes, artistas y oradores que de alguna manera están involucrados en el ámbito político, diplomático, artistico, etc. también se conocen cosas curiosas.

En este caso quiero compartiles un poema que recitó el escritor colombiano William Ospina en relación a lo que en verdad importa y lo que en verdad nos maravilla: Nuestra propia vida.

Espero sea de su agrado.

EL INGENUO

Cada aurora (nos dicen) maquina maravillas
capaces de torcer la más terca fortuna;
hay pisadas humanas que han medido la luna
y el insomnio devasta los años y las millas.
En el azul acechan públicas pesadillas
que entenebran el día. No hay en el orbe una
cosa que no sea otra, o contraria, o ninguna.
A mí sólo me inquietan las sorpresas sencillas.

Me asombra que una llave pueda abrir una puerta,
me asombra que mi mano sea una cosa cierta,
me asombra que del griego la eleática saeta
instantánea no alcance la inalcanzable meta,
me asombra que la espada cruel pueda ser hermosa,
y que la rosa tenga el olor de la rosa.
Jorge Luis Borges

2 comentarios:

El Aguafiestas dijo...

Ese señor sí sabe.

Pedro Alejandro dijo...

Mas interesante leerlo jajajaaj

Seguidores