viernes, 28 de diciembre de 2012

Inspiración anual


Previo a culminar este año me dispuse a hacer un back-up de mis fotos e imagenes guardadas en la computadora.  Sin saberlo creo que estoy a punto de cambiar hacia nuevos rumbos. Dios dirá...

En la carpeta encontré una imagen muy inspiradora para mí:  Barack y Michelle cuando eran novios.

Carros usados, ropa común y una mirada esperanzadora e inocente se nota lo orgullosos de lo que han tenido: el amor.

Cada vez que veo esta foto recuerdo a mi Embajadora Linda, lo que hemos pasado , lo que estamos viviendo y lo que disfrutaremos en el futuro.
Hoy veo de nuevo esta foto,  dibujo una sonrisa y digo: 

Gracias Dios, somos dichosos.
Obama y yo tenemos lo mismo: una mujer única y especial.



6 comentarios:

Carlos Alberto Arellano dijo...

Creo que lo mismo podrían decir Akenatón, Shah Jahan, James Fenimore Cooper, Julio Verne, Gilbert Keith Chesterton, Robert Falcon Scott, Gabriel García Márquez, John Lennon, Stephen King, Homero Simpson…

¡Felicidades!

Pedro Alejandro dijo...

Buen aporte Carlos Alberto. No somos pocos pero tampoco somos muchos. Feliz año.

Juan Antonio dijo...

Gracias Pedro por tu paso por mi (y ahora tu)casa. Me quedo por tu blog leyéndote, muy interesante lo que escribes, además destilas los sentimientos a flor de piel. Un placer encontrarte.

Juan Antonio dijo...

Gracias Pedro por tu paso por mi (y ahora tu)casa. Me quedo por tu blog leyéndote, muy interesante lo que escribes, además destilas los sentimientos a flor de piel. Un placer encontrarte.

Alondra dijo...

¡Hola! hoy no podía pasar simplemente en la sombra, me han gustado muchísimo las fotos y como soy una romántica me encanta ver que hay amores que resisten el paso del tiempo...
Que en el nuevo año se cumplan alguno de tus deseos ¿será mejor pedir de a poco, verdad? Besitos tiernos

Pedro Alejandro dijo...

Juan Antonio: Es bueno conocer nuevos bloggers, aprender y compartir conocimientos. Gracias por tus palabras. Estaremos leyendonos recíprocamente.

Alondra: Que interesante - y a la vez que intrigante- saber que has pasado volando sin un batir demasiado alto. No pensé nunca llegar al romanticismo pero sin ese "nosequé" para la vida no se disfruta nada. Ya vienen nuevos retos ... y todo por pedir. Ya me diste una idea para el próximo post.

Seguidores